relatos

Fábula

No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita

Erase una vez un pequeño pájaro que habitaba un buen árbol en el bosque, era alto y bien cubierto de ramas, ideal para protegerse de los ataques de otros animales.

Pero este pajarito no se conformó con su árbol. No muy lejos suyo había visto un árbol mucho más alto -desde allí, me sentiré seguro y podré descansar. Así que sin más  dilación nuestro protagonista se dirigió a aquel nuevo árbol.

El tiempo pasó y el pájaro se encontró allí feliz, pero esa felicidad no duró para siempre. En uno de sus viajes, mientras buscaba comida por el bosque, divisó a lo lejos, cerca de las montañas, una preciosa sequoia, debía ser el árbol más grande de todo el bosque, pensó.

Y tal como esperáis amigos, el pajarillo ni corto ni perezoso fue a anidar al árbol.

Tristemente, está felicidad también fue pasajera y pronto el pájaro, que ya se acercaba a una edad considerable, pensó que sería más seguro anidar en las cornisas rocosas de la montaña.

Allí se dirigió a pasar sus últimos días nuestro pajarillo y mientras llegaba su hora iba pensando: ¡Ay!, pobre de mí, si me hubiera quedado en el bosque con los demás compañeros ahora mismo tendría una familia que me cuidara. Si no hubiera querido tener el mejor nido del bosque, si no hubiera querido más…

Y con estos tristes pensamientos, el pajarito murió, solo, en su gran nido de las montañas, pero solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s